Atalaya, la esmeralda del Ucayali

Antes de la llegada de los misioneros a Atalaya estas tierras eran conocidas como «tierra de los salvajes», ese concepto no cambió por mucho tiempo, hasta que con la llegada de los Jesuitas, recogiendo el legado Incaico, le denominaron Vehitiaricuy o Buena Vista. Actualmente, la etimología de la palabra española Atalaya precisa que este nombre significa «torre de vigía, lugar de vigía o mirador».
El 29 de mayo de 1928, por sugerencia del diputado Departamental de Loreto, Sr. Abraham de Rivero, se reunieron todos los habitantes de las márgenes de la boca del Urubamba para acordar la fundación de un nuevo Distrito que respondiera a sus necesidades y propósitos, y además que resguardara la creciente amenaza de la invasión de colonos provenientes del Brasil.

Plaza de armas

El acuerdo unánime de los asistentes en esta reunión fue que el nombre de este nuevo pueblo fuera el de «Atalaya» por los altos y azules valles de la zona con un terreno de vigilancia que le hizo relacionar con las atalayas o torres de vigía que existen en la frontera entre el Ecuador y Perú.
El 28 de septiembre de 1928, se creó el Distrito del Alto Ucayali y el 29 de septiembre de ese mismo año, el Presidente de la República Augusto B. Leguía, promulgó la ley que creó el Distrito del Alto Ucayali, con la localidad de Atalaya como capital.


El objetivo de esta publicación es que el mundo conozca las grandes posibilidades que ofrece Atalaya dada su ubicación geoestratégica.
La provincia de Atalaya se encuentra localizada dentro del departamento y región de Ucayali. Esta provincia ocupa una extensión territorial de 32,924.43 Km2, dentro de los cuales se encuentran distribuidos cuatro distritos: Raimondi, Sepahua, Tahuanía y Yurúa. Atalaya fue creada como provincia el primero de junio de 1982, teniendo como ciudad capital al poblado del mismo nombre.
En Atalaya, como en la mayoría de los sitios de la selva peruana, destacan principalmente los destinos turísticos naturales, entre los que podemos mencionar a:

Quebrada Sapani – Esta se ubica en la comunidad indígena del mismo nombre, por lo que la visita a la misma, también se presenta como una buena excusa para conocer parte de la cultura nativa. La Quebrada Sapani, solo es posible de conocer si se llega navegando por las aguas del Tambo y de Ucayali.

Quebrada Canuja – Esta presenta una pendiente subterránea de poco más de 5 Km. La belleza de la quebrada se ve manifestada en la presencia de ojos de agua que brotan en su curso, además de por presentar rocas ígneas que se ve cubiertas por una frondosa vegetación.

Laguna Encantada – Su nombre se justifica en el espectáculo que ocasiona la primera vista de esta. La laguna encantada presenta una impresionante neblina que se impregna en los ojos del visitante que se va acercando a sus aguas. Alrededor de ella se han tejido diversos mitos, uno de los cuales cuenta sobre el amor imposible (platónico) de un curaca, quien al no atreverse a confesar su amor a su dama, vive todavía lamentándose, tras sus muerte, desde las profundidades de la laguna.

Colpas – En la provincia también pueden encontrarse diferentes colpas, que son lugares donde aves realizan esta ceremonia “ritual” del colpeo. Las colpas más destacadas son la de Pucani y la de Sepa, ambas de guacamayos; y a cuyo ritual, debe acudirse como espectador, a tempranas horas.

Cataratas – En Atalaya encontramos cataratas como el Velo de la Quinceañera, que tiene 20 metros de altura; Catarata del Amor, de 35 metros, entre otras.
En el sitio también pueden hallarse otros sitios, como es el caso de los Restos Petrificados de Purusaurus, que es el nombre científico con el que se conoce al cocodrilo gigante de la Amazonía; además de la Reserva Natural de Sira, entre muchos otros puntos de interés.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *