Turrón de Doña Pepa

El dulce momento del tradicional turrón de doña Pepa

  • Las ventas de este dulce tradicional están creciendo pese a la crisis económica

Octubre no solo es el mes morado; también es la temporada en la que el turrón de doña Pepa se convierte en protagonista. En medio de una crisis sanitaria y económica, la tradición parece imponerse y los milagros sí existen para este dulce, suave y colorido producto.

Un claro ejemplo de que el dulce limeño enfrenta la difícil situación es el turrón que ofrece la Pastelería San Antonio. El CEO de la empresa, Rubén Sánchez, comenta que solo en lo que va del mes, se han vendido 29,000 unidades, con lo cual esperan superar las 71,000 que comercializaron en el mismo periodo del año pasado.

Una de las explicaciones que tiene el empresario para este resultado no solo se basa en lo tradicional, sino también en las características de este postre.

“A diferencia de una torta, este producto se puede guardar algunos días y no hay problema, se mantiene fresco”, explicó.

En esta nueva normalidad, lo que sí ha cambiado es que ahora las personas ya no lo adquieren para comerlo en el mismo local de la pastelería; la mayoría lo solicita para llevárselo.

“Algo que viene sucediendo es que el 90% compra para llevar y solo 10% se sienta a comer en el local”, aseveró.

Incluso, el representante de San Antonio detalló que ha crecido el servicio de delivery solo por este dulce.

Un punto que también le ha sorprendido en este mes es que han recibido “más pedidos de zonas donde antes no teníamos presencia o no nos compraban”.

UNA OPORTUNIDAD

San Antonio no es el único negocio que en estos momentos difíciles ha visto una oportunidad para crecer. Stephany Sugaray y su familia, que tienen la empresa Charidu, de turrones artesanales, señaló que también han obetnido un buen sabor de esta crisis.

Desde 2009, el negocio ubicado en San Juan de Miraflores preparaba este producto para comercializarlo entre los amigos de los dueños, pero hoy, en medio de la emergencia, y ante la falta de empleo, decidieron apostarlo todo por esta empresa.

La idea de la expansión se dio porque algunos miembros de la familia perdieron el empleo o pasaron a suspensión perfecta y necesitaban generar ingresos. El dinero de la liquidación y lo que pudieron retirar de sus fondos de pensiones decidieron invertirlo en algo que conocían. Desde agosto comenzaron las ventas ya no solo entre amigos, sino al por mayor.

“Ahora no solo estamos vendiendo en Lima, sino que tenemos familiares que lo comercializan en el interior del país. Además, hay quienes piden por grandes cantidades para comercializarlos en sus propias tiendas. Ahora apuntamos a las ventas en el exterior”, cuenta Stephany Sugaray.

DATOS:

La Asociación de Exportadores (ADEX) informó que los envíos al exterior del turrón de doña Pepa sumaron US$86,636 entre enero y agosto del presente año.

El gremio de exportadores reveló que los principales mercados de este producto fueron Estados Unidos y Japón. No obstante, también se observa una participación de España, Países Bajos, Canadá e Italia.

Leer también: Productores de quinua de Ayacucho incrementan ventas en España

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *