Pesca de consumo humano se recuperaría recién el 2023

Pesca de consumo humano se recuperaría recién el 2023, por Covid-19

  • Estragos de COVID-19. Menores precios en los congelados y caída en los despachos hizo que el sector retroceda 25%. Crecimiento previsto para este año no sería suficiente para llegar a niveles previos.

La caída en los precios de los productos de pesca de consumo humano y la menor demanda que han tenido los mercados internacionales sobre los mismos hicieron que los envíos de dicho rubro cierren el 2020 con una caída que estaría entre el 20% y 25%, así lo proyectó Alfonso Miranda, presidente de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT).

Esta dura caída haría que la recuperación demore un par de años, pues a pesar de que hay optimismo del sector en crecer este 2021, la cifra no sería suficiente para llegar a los niveles previos a la pandemia.

“Soy optimista que el 2021 podemos tener un crecimiento, pero no nos va a recuperar el 20% a 25% que va a caer el 2020 en exportaciones. Recién en el año 2023 la pesca para consumo humano podría estar recuperando los niveles previos. Todo el 2021 y 2022 nos va a tomar recuperándonos”, dijo Miranda.

Los factores

El principal comprador de congelados es China; sin embargo, por la pandemia redujo sus pedidos en más del 50%. Ya que durante enero y octubre del 2020 las compras del gigante asiático bordearon apenas los US$ 113 millones, cuando en el mismo periodo del año anterior los despachos superaban los US$ 272 millones.

En tanto, Francia, otro gran comprador de conchas de abanico redujo sus compras en un 45%.

Y es que otro punto que jugó en contra de la pesca de consumo humano fue la caída en los precios de sus principales productos como la concha de abanico y los langostinos, cuya cotización se redujo hasta en un 50%.

“Los precios están en proceso de recuperarse y ha pasado una campaña importante que es la de Navidad, la próxima temporada será Semana Santa y todavía no hay una tendencia que asegure grandes precios”, anotó el también presidente de Calamasur.

Por su parte, Cayetana Aljovín, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), señaló que este duro golpe en las exportaciones se explica por lo acontecido en el primer trimestre del año pasado, cuando el movimiento de contenederos a nivel mundial presentó ciertas limitaciones por las medidas de restricción impuestas en los puertos de los diferentes países del mundo.

Para Aljovín, uno de los principales retos que tiene el Gobierno para impulsar el sector pesquero es reducir los sobrecostos que hay, pues se habrían elevado hasta en un 400% en los últimos años.

“Se hace urgente revisar los sobrecostos del programa de control y vigilancia que a través de la tecnología podría ser mucho más eficiente y menos oneroso”, anotó.

Impulsar la competitividad de la industria en otras pesquerías como el jurel, la caballa y el atún es otro de los puntos que deberían estar en la agenda del Ejecutivo. En tal sentido, la líder gremial considera adecuado que se amplíe la cuota de jurel para este año, lo cual permitirá generar recursos y divisas adicionales.

Respecto al atún, recomendó que se aplique un régimen que permita el reintegro tributario del ISC al combustible que utilizan los barcos de esta flota.

Sobre esto último, vale recordar que en el 2019 el Ministerio de la Producción señaló que se encontraba evaluando el pedido, sin embargo, a la fecha no hay ningún anuncio concreto al respecto.

Leer también: Gobierno constituye mesa para desarrollo del sector gastronómico

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *