Se trata de Caballero Zifar del 2018

Ribera del Duero estrena 2020 con su primer blanco

El Consejo Regulador de la Ribera del Duero ha anunciado que ya se ha lanzado al mercado el primer vino blanco perteneciente a la Denominación de Origen Protegida (DOP) de la región europea, cuya certificación figura en la contraetiqueta oficial de la DO de la botella.

En concreto, se trata de Caballero Zifar añada del 2018, un vino producido por Bodegas Zifar (Peñafiel, Valladolid), que ya había sido presentado en exclusiva durante la última edición de San Sebastián Gastronomika celebrada el pasado mes de octubre, donde se mostraron los primeros vinos blancos de esta región vitivinícola producidos con la uva Albillo Mayor.

De este modo, Ribera del Duero, conocida internacionalmente por sus excelentes tintos, comienza una nueva etapa, dando el pistoletazo de salida a los aproximadamente treinta vinos blancos que se comercializarán con contraetiqueta de la Denominación de Origen durante los próximos meses, convirtiéndose en uno de los mayores hitos de la DOP Ribera del Duero en sus treinta y siete años de historia.

Actualmente, y atendiendo a lo que recoge el nuevo pliego de condiciones de la DOP que entró en vigor en noviembre de 2019, las bodegas están solicitando al Consejo Regulador la certificación que les autorice para certificar sus productos. Según la nueva normativa, a partir de ahora serán las bodegas las que se hagan responsables de las tareas de autocontrol y calificación de sus vinos, tarea que antes realizaba directamente el Consejo Regulador, quien no obstante auditará la labor de las bodegas.

De esta forma, las bodegas que deseen comercializar vinos blancos con contraetiqueta de la DOP serán auditadas por un técnico del Consejo Regulador (Auditor), quien además de verificar el sistema de autocontrol de la elaboradora tomará muestras de sus vinos para constatar que cumplen con todas las condiciones que marca el nuevo pliego de condiciones para los vinos blancos de Ribera del Duero. No será así para las bodegas que hasta la fecha han venido elaborando vinos tintos y rosados, sino únicamente para aquellas que soliciten hacer un nuevo tipo de vino, como son los blancos de Ribera o cualquiera que aún no haya sido certificado por el Consejo Regulador.

Nuevas contraetiquetas Ribera del Duero

Con la llegada de los vinos blancos de Ribera del Duero, se ha modificado la asignación de las contraetiquetas por tipos de vino de la DO, simplificándose de manera más sencilla y directa para los consumidores. Entre las principales novedades:

Desaparece la exclusiva de rosado y todos irán identificados en cuanto al tipo y tiempo de elaboración.

A partir de ahora, los vinos blancos y rosados con un envejecimiento de 18 meses —de los que al menos 6 meses hayan permanecido en barrica— podrán ostentar la contraetiqueta de Crianza.

Los blancos y rosados con un envejecimiento de 24 meses entre barrica y botella —de los cuales un mínimo de 6 hayan sido en barrica— podrán ostentar la contraetiqueta de Reserva.

Respecto a los blancos y rosados Gran Reserva, deberán haber pasado 48 meses de envejecimiento entre barrica y botella, de los cuales al menos 6 habrán envejecido en barrica.

Por último, aquellos que se elaboren sin crianza, permanezcan hasta tres meses en barrica de roble y los que decidan no utilizar menciones tradicionales llevarán la contraetiqueta genérica.

Fuente: Diario de Gastronomía

Leer también: Cinco razones por las que es importante la ginger ale para estar en #ModoChilcano

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *