Ley de Promoción Agraria: ¿Qué le espera a la agroexportación?

Ley de Promoción Agraria: ¿Qué le espera a la agroexportación?

Titular del Ministerio de Economía y Finanzas señaló que proyectos como Majes-Siguas II y Chavimochic III ayudarían a mitigar los efectos de la derogación de esta ley.

Lima, diciembre de 2020.- Tras la derogatoria de la Ley de Promoción Agraria, aprobada por el Congreso, se avecina un impacto negativo en el sector agroexportador y, por ende, sobre la generación de empleo formal en el mismo.

En este contexto, para atenuar el impacto sobre el sector, el ministro de Economía y Finanzas, Waldo Mendoza, ha resaltado la importancia de la puesta en marcha de los grandes proyectos de irrigación actualmente paralizados. Entre ellos, Majes Siguas II en Arequipa y Chavimochic III en La Libertad.

Los proyectos de irrigación Majes Siguas II y Chavimochic III son ejecutados mediante la modalidad de Asociaciones Público Privadas (APP), por un monto de inversión de S/ 2,019 millones y S/ 3,149 millones, respectivamente. Ambos proyectos tienen el potencial de ampliar la frontera agrícola en más de 100,000 hectáreas, lo cual supera largamente a las 60,000 hectáreas cultivadas por las empresas pertenecientes a la Asociación de Gremios Productores del Perú, que representa el 70% de las agroexportaciones del país.

Además, la puesta en marcha de ambos proyectos generaría alrededor de 250,000 puestos de trabajo, lo que conllevaría a que el número de trabajadores formales en el agro y agroindustria casi se duplique. Estos proyectos están paralizados desde hace varios años. A la fecha, solo se ha ejecutado el 25.9% de la inversión presupuestada para Chavimochic III y el 26.5% de la inversión requerida por Majes Siguas II, según el MEF.

Proyectos de irrigación Majes Siguas II

Promoción de la productividad y formalidad en el agro

Las actividades agroindustriales se han venido desarrollando de forma importante en las últimas dos décadas con la ley derogada. Las exportaciones del agro y agroindustria se incrementaron 16 veces al pasar de US$ FOB 393 millones en 2000 a US$ FOB 6,322 millones en 2019.

Además, la productividad del agro y agroindustria ha evolucionado con el incremento del ingreso promedio de los trabajadores asalariados formales. Así, entre el 2008 y 2019, se estima que la productividad se incrementó en 49% mientras que el ingreso de los asalariados lo hizo en 44%.

Dadas las mejoras laborales generadas por del desarrollo de la agroindustria, promover proyectos que impulsen su desarrollo, como Chavimochic III y Majes Siguas II, resulta importante para el desarrollo del país. Ello permitirá continuar posicionando a las agroexportaciones peruanas en el mercado global, a la vez que se incrementan los ingresos fiscales y se mejoran las condiciones laborales en el sector.

Esto resulta especialmente relevante en un contexto en el que el sector agropecuario en el país se caracteriza por ser altamente informal y poco productivo, esto debe estar contemplado en la nueva ley. En 2019, casi la totalidad de los trabajadores agropecuarios (96.0%) se empleaban en la informalidad, en contraste, con el 65.5% del resto de trabajadores a nivel nacional.

Mejora de la eficiencia en el uso del agua

Por otro lado, los proyectos Chavimochic III y Majes-Siguas II permitirán el aprovechamiento de fuentes hídricas cercanas para ampliar la frontera agrícola del país en más de 100,000 hectáreas, en conjunto. Para ello, se prevé que tanto Chavimochic III como Majes Siguas II -con el cambio tecnológico previsto- utilicen un sistema de riego presurizado, es decir mediante tuberías cerradas, que permitirá una mayor eficiencia en cuanto al uso del de agua, en comparación con los sistemas de riego convencionales, lo cual deberá considerarse en la nueva ley.

De este modo, podrán optar por las modalidades de riego presurizado por aspersión o goteo, que garantizan entre el 80% y 90% del uso del agua. Esto resulta especialmente importante al considerar que el sector agrícola representa alrededor del 80% del uso del agua en el país.

Proyectos de irrigación

En cuanto al proyecto Majes-Siguas II, este se encuentra paralizado desde diciembre de 2017 debido a las controversias entre el Gobierno Regional (GORE) de Arequipa y el Concesionario en torno a la Adenda N° 13, la cual prevé una mejora en la tecnología de riego. A fines de julio de este año, el Gobierno Nacional remitió una propuesta al GORE Arequipa para hacerse cargo de la administración del proyecto, con el objetivo de destrabar su ejecución. Sin embargo, no se llegó a un acuerdo entre ambas entidades

En noviembre, el GORE Arequipa anunció la firma del texto consensuado de la Adenda N° 13 con la empresa concesionaria. No obstante, aún quedaría pendiente el visto bueno de ProInversión y el MEF. Al respecto, el titular de este ministerio, Waldo Mendoza, señaló, en una reciente entrevista, que Majes-Siguas II es uno de los proyectos de inversión más avanzados y que se pueden revisar en el corto plazo.

Por su lado, el proyecto Chavimochic III está paralizado desde diciembre de 2016 debido a la no entrega de terrenos al consorcio de construcción del canal madre y las controversias generadas en torno a las empresas concesionarias: Odebrecht y Graña y Montero.

Frente a la paralización, los expertos señalan que una de las prioridades debe ser la culminación de la presa Palo Redondo, que se encuentra a medio construir. Con ello, se podría ampliar la frontera agrícola del sector en alrededor de 20,000 hectáreas, según señaló a inicios de este año Gabriel Daly, director general de la Dirección General de Política de Promoción de la Inversión Privada del MEF.

Fuente: Instituto Peruano de Economía

Leer también: Adex hizo llegar propuestas para la nueva ley de promoción agraria

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *