Ellos se encargarán de controlar los espacios para que los protocolos de seguridad se cumplan de forma estricta

Conoce a los RappiBrigadistas: las personas encargadas de supervisar los centros de control

Lima, mayo de 2020.- Luego de la reactivación de su servicio, Rappi continúa mejorando y perfeccionando sus operaciones, en medio del contexto nuevo y complejo que enfrentamos en la actualidad.  Teniendo a la seguridad de todas las personas que son parte de este servicio como prioridad, Rappi busca abastecer a las familias y llevarles lo que necesiten sin exponer a nadie en el proceso. Así, se agrega un eslabón importante para que esta cadena funcione de manera segura y efectiva, con los RappiBrigadistas, las personas encargadas de supervisar los centros de control para asegurarse de que los protocolos de seguridad se cumplan sin complicaciones.

Cada día, para operar mediante la aplicación, los repartidores deben dirigirse a los centros de control, tanto al inicio como al final del día, para pasar por los protocolos establecidos por el Gobierno. Dadas las circunstancias, hay un gran número de repartidores que buscan continuar trabajando y que asisten a estos centros; es por ello que ahora, el manejo del aforo, el descarte de riesgos y la supervisión de cumplimiento de las normas, tendrá el apoyo de personas capacitadas, que serán identificadas como RappiBrigadistas.

Los RappiBrigadistas son personas entrenadas por expertos y que estarán presentes en los diferentes centros de control de Lima, para cumplir funciones importantes y específicas en diferentes momentos del día. Rappi ya cuenta con dieciséis brigadistas que se aseguran, día a día, de evitar aglomeraciones, supervisar el ingreso limitado de los repartidores a los centros de control, y confirmar que todos tengan completo el kit de protección y aseo, determinado por las autoridades competentes.

Antes de iniciar las operaciones diarias, los RappiBrigadistas se encargarán de tomar la temperatura de los repartidores utilizando un termómetro digital y manteniendo un registro que permita un control diario de cada repartidor. Además, supervisarán el uso adecuado de los elementos de protección personal (EPPS) y revisarán la higiene de la maleta e indumentaria de cada persona, antes empezar el proceso de desinfección a cada repartidor y sus implementos de trabajo.

Los RappiBrigadistas también se encargarán de la distribución y verificación de tapabocas, guantes, gel antibacterial, limpiadores y otros elementos que son parte del kit de aseo que brinda la empresa. Una de las funciones más importantes que tienen es supervisar que los repartidores estacionen los vehículos respetando las señalizaciones y distancias, e intervenir en caso haya algún tipo de desorden.

Durante la operación, los Brigadistas de Rappi controlarán los focos con mayor afluencia de gente, el uso adecuado de EPPS durante el proceso y el cumplimiento estricto de distancias establecidas durante la espera de pedidos en tiendas. Adicionalmente, supervisarán el cumplimiento del protocolo de seguridad en campo.

Al finalizar la operación, la función de los RappiBrigadistas será evitar nuevamente, cualquier tipo de aglomeración de los repartidores en los centros de desinfección, a los cuales acudirán tanto al inicio, como al final de las operaciones.

Esta medida, ha sido implementada por Rappi para ofrecer un servicio que contribuya con la prevención del contagio del COVID-19 y para la vigilancia de la salud tanto de los usuarios, como de los repartidores independientes. La presencia de estas personas y las acciones asignadas a las mismas busca que el proceso de delivery se ejecute de una forma ordenada, segura y transparente.

Leer también: Restaurantes solo obtienen ganancias de un 10% con delivery

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *