Cines peruanos pierden más de S/16 millones en ingresos por cada semana sin operaciones

Las cifras de la Asociación Nacional de Salas de Cine reflejan cómo la actual coyuntura de emergencia deteriora semana a semana la sostenibilidad de los más de 100 locales existentes en el país

La Asociación Nacional de Salas de Cine (Anasaci) informó que la actual situación de emergencia desatada por la pandemia mundial del Covid-19 (coronavirus), golpea día a día a la industria cinematográfica y sus trabajadores.

“Por cada semana sin operar, los cines peruanos pierden actualmente más de S/16 millones en ingresos”, detallan en un comunicado.

Como en distintas partes del mundo, las salas peruanas de cine se vieron obligadas a paralizar sus operaciones y, hoy, los efectos empiezan a verse.

Con el pasar del tiempo, el escenario adverso deteriora y amenaza la sostenibilidad de las 104 salas de cine distribuidas a nivel nacional.

En lo que va del período de cuarentena, 5,000 trabajadores directos y 5,000 indirectos –relacionados a medianas y pequeñas empresas proveedoras de la industria– se han visto afectados por la emergencia. La implementación de medidas que mitiguen ese impacto laboral será clave en esta coyuntura.

“Ratificamos nuestra disposición para dialogar con las autoridades competentes, a fin de evaluar medidas concretas que permitan amenguar la crisis y reducir las posibilidades de un cierre general”, detalló la asociación compuesta por Cineplanet, Cinemark, Cinépolis, UVK, Cinestar y Cinerama.

La experiencia mundial impide avizorar un horizonte claro de recuperación. Industrias cinematográficas como la de China o las de países que enfrentan una situación de emergencia antes de que el coronavirus llegue al Perú no solo no han podido regresar a la estabilidad, sino que sus principales cadenas de cines han tenido que realizar despidos masivos de trabajadores.

Los principales estrenos de películas fijados para este año se aplazan poco a poco hacia el 2021. Y, en el mundo, muchos de los cines que reabrieron sus puertas se vieron obligados a cerrarlas nuevamente debido a la poca respuesta de la audiencia o a nuevas medidas restrictivas dispuestas por parte de sus gobiernos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *