Cines peruanos se preparan para su reapertura

Cines peruanos se alistan para volver a operar, pero ¿bajo qué condiciones?

  • La fase 4 de la reactivación económica se producirá cuando bajen los contagios, y entre las actividades que reabrirán están las salas de cine. Sin embargo, no hay mayores novedades al respecto. Mientras las cadenas de cine y distribuidores se limitan a afirmar que están listas para el regreso, dos expertos analizan cómo será este panorama.

Tito Aguilar, profesor posgrado en ESAN, tiene una visión cercana del sector al haber sido jefe de marketing en la cadena UVK, y gerente de marketing y comercial en Cinemark. Señaló que esta es la peor crisis que ha sufrido en su historia los cines, no solo en Perú, sino a nivel global.

¿Estamos listos para la reapertura? Para Aguilar, esa respuesta la dan los grandes estudios de cine, al mover sus estrenos más importantes para el segundo semestre del 2021. “Eso habla de la preocupación e incertidumbre que vivimos hoy. No sabemos exactamente cuándo el cine tendrá el mismo comportamiento antes de la pandemia.

Añadió que si bien las cadenas de cine en Perú están listas, ya que han generado su protocolo de seguridad, la misma naturaleza de estar en una sala cerrada obligará a que los aforos sean más reducidos hasta que exista una vacuna y el virus se contenga.

El reto es superar esta etapa de hibernación, y ver cómo logran mantener los costos fijos, sumado al costo de protocolos de salubridad, exámenes periódicos al personal, etc. Todo esto con un aforo reducido, indicó Aguilar.

Por su lado, Tomás Atarama, docente del Programa en Gestión de Públicos en contextos de crisis de la UDEP, hizo un paralelo de lo que sucede en España, donde se comenzaron a reabrir las salas, pero es probable que tengan que cerrar nuevamente, ante un posible rebrote.

“La reapertura de los cines es incierta, más en Perú donde hay una tendencia al alza de los infectados. Si bien, las expectativas apuntaban a que abrían en agosto, yo sería muy prudente con esta fecha”, comentó.

El docente ve improbable que el público asista como lo hacía antes. “Hay que ver cómo funcionará la predisposición de la audiencia, ya que, como se ha visto en otros casos, la gene no va en la misma medida. Si bien se va a garantizar que los cines sean seguros, podrían ser vistos como lugares de riesgo”.

Para Atarama, las salas de cine son el eslabón final de toda la industria cinematográfica, ya que por sí mismas no se sostienen, sino que requieren de las producciones. Es evidente que al detenerse las grabaciones en el mundo, esto los afectará.

¿Qué películas veremos?

Aguilar explicó que es posible que al reabrirse los cines, exhiban películas medianas o chicas, con estrenos de segundo orden, ya que los grandes blockbusters a los que estamos acostumbrados, van a esperar a que haya un aforo mayor.

“Si una película costó 300 millones de dólares, la inversión se hace teniendo en consideración que se verá en un circuito de cines global al 100% de su aforo. El hecho de tener que estrenar con cines con aforo reducidos, hace que los mismos estudios se cuestionen si es el mejor momento, o guardan la película”, anotó Aguilar.

En esa línea, vislumbra un par de años difíciles para la industria, refiriéndose a los negocios de exhibición, distribución de películas, y estudios de cine.

Añadió que lo mismo será para el cine local, afectados por el aforo reducido, por lo que la recuperación de inversión es mucho más compleja. “Hoy, los productores locales están sentados, muchos tienen productos terminados y lo tienen guardados. No saben cuándo lo van a estrenar. No saben si van a recuperar su inversión en 2021 o 2022”.

Streaming en alza

Tito Aguilar cree que los autocinemas se van a convertir en la única alternativa de entretenimiento familiar seguro en la capital, al poder ir a ver una película en tu auto. Aunque estas vienen siendo iniciativas privadas y no son lideradas por las cadenas de cine.

Sobre la posibilidad de que plataformas de streaming como Netflix asuman el rol de los cines, Aguilar cree que no llegarán a reemplazarlo ya que “son dos formatos distintos y ninguno afecta al otro. La industria de distribución de cine en general en el mundo entero es muy fuerte. Por eso las películas se estrenan primero en cine y deben pasar por varias ventanas de exhibición hasta que la veas por streaming”.

Atarama discrepó con este tema y mencionó el reciente caso del remake de la película Mulan, programada para estrenarse en cine, pero ante la pandemia se anunció su exhibición en exclusiva por el servicio de Disney+.

A su juicio, el sector de la industria cinematográfica va a explorar el entorno digital. “En el corto y mediano plazo va a haber un incremento en plataforma digitales”, manifestó. Y recordó que Netflix tuvo un pico histórico de usuarios al inicio de la pandemia. Lo mismo con Disney + y YouTube.

“Durante las grandes crisis, las personas se refugian en las historias. La gente seguirá buscando películas, cine y entretenimiento audiovisual, y si no lo encuentra en el cine, lo va a buscar en Internet. Este nivel de consumo ya no tiene vuelta atrás. La pandemia ha permitido que se consoliden estas plataformas”, auguró Atarama.

Puntualizó, sin embargo, que el streaming no reemplazará al cine, pero es una ventana que se va a empoderar mucho. Va a convertirse en una de las ventanas principales, ya no secundaria. Mientras que los cines han perdido terreno con el cierre obligado por la pandemia.

Leer también: Beat: Movilidad en Lima por Fiestas Patrias fue menos del 50% en relación al 2019

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *