Consejos útiles para elegir la mejor carne del supermercado

Determinar la calidad de un filete a simple vista es difícil, pero se puede mejorar su ternura eligiendo el tipo y el corte adecuados para cada cocción.

Comer carne podría ser uno de los grandes placeres del ser humano, pues además de su sabor, la carne posee minerales y vitaminas que complementan una sana alimentación. Cuando se trata de degustar un buen corte de carne, existen algunas características que debemos tener en cuenta a la hora de comprar y seleccionar este alimento preferido por muchos.

No siempre es fácil encontrar un filete de carne de vacuno grueso, tierno y jugoso. La textura y el sabor dependen de varias condiciones que, algunas veces, no pueden observarse a simple vista o eligiendo un tipo concreto de carne. A pesar de ello, existen ciertos trucos y algunas pistas que nos pueden llevar a elegir con mejor criterio en la carnicería.

Cabe recordar que la carne es un alimento básico que debe estar en nuestra dieta ya que es fuente de proteínas y de vitaminas, como la B12. Julio Basulto y Juanjo Cáceres, autores del libro Dieta y cáncer, explican que la cantidad máxima de carne roja que deberíamos consumir a la semana son dos raciones.

Las carnes de vacuno suelen tener entre 100 y 130 calorías por cada 100 gramos y alrededor de un 20% de proteínas. Las proteínas, como todas las de origen animal, son de gran calidad al contener todos los aminoácidos esenciales, que son aquellos que el propio cuerpo no produce.

EN BUSCA DE LA CARNE MÁS TIERNA

Ternera, añojo, novillo, vaca, toro y buey. Son los principales tipos de carne de vacuno que se pueden encontrar en el mercado. ¿Qué les diferencia a unos y a otros? Principalmente, la edad a la que ha sido sacrificado la res en cuestión.

En principio, cuanto más joven sea el animal del que procede una carne, más tierna será esta. La razón principal es que estas carnes poseen una menor cantidad de tejido conjuntivo. Sin embargo, la ternura de una carne no sólo viene condicionada por la edad. La raza y la herencia del animal condicionan la calidad de la pieza hasta en un 60%, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

La alimentación, el estrés al que esté sometida la res antes del sacrificio, el tiempo de maduración de la carne y el corte de la pieza que se realice en la carnicería, son factores decisivos en el resultado final.

COLOR Y EDAD DEL ANIMAL

  • Ternera: (animal sacrificado entre los 8 y los 18 meses de edad). La carne es rosada, cuánto más pálida, más joven es el animal. Es tierna y con poca grasa.
  • Añojo: (12 a 24 meses). Color rosado intenso tirando a rojizo. La carne es tierna y tiene poca grasa.
  • Novillo: (24 a 48 meses)
  • Vaca: (más de 48 meses). Son aquellas reses lecheras o madres de animales de carne que llegadas una edad se ceban un poco y se destinan a la producción de carne. La carne es más oscura, engrasada y más amarillenta que la de animales más jóvenes.
  • Buey: Son animales castrados y cebados durante cuatro años, por lo que su producción es cara y escaza.

¿CÓMO ELEGIR LA CARNE MÁS TIERNA?

Cabe señalar que cuanto mayor sea el animal, más cantidad de tejido conjuntivo rodeará sus fibras musculares y más dura podría resultar la carne. Sin embargo, si se hace un proceso de maduración correcto, su carne puede resultar muy tierna, explica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

La maduración además de hacer que la carne resulte tierna, provoca que se desarrollen bien los sabores y sus aromas característicos.

¿CÓMO IDENTIFICAR LA CARNE MÁS JUGOSA?

La carne de animales jóvenes es más seca que la de los adultos porque contiene poca grasa y los jugos escapan rápidamente.

La infiltración de grasa en la masa muscular provoca retención de agua y la hace más jugosa, por ello es que la carne de vaca o el buey puede resultar con más sabor que la ternera. Si no quieres comer la grasa, puedes retirarla en el plato.

TIPO DE CRIANZA

El color dice mucho sobre el tipo de crianza. Si el animal ha comido pienso su carne será clara. Si se ha alimentado con pasto y al aire libre será más oscura y con mayor proporción de ácidos grasos insaturados en su composición.

Hay que tener en cuenta que, si el animal sufrió estrés en el transporte o el sacrificio, pierde agua y la carne será dura. Son carnes de baja calidad.

TRUCOS PARA ENCONTRAR LA MEJOR CARNE

El primer truco para elegir las mejores carnes es saber cuáles son los mejores cortes para cada tipo de cocción. Es decir, si lo que queremos es comer filetes, debemos elegir el solomillo, el lomo, la babilla, la tapilla, la tapa, la cadera, la aguja o el cantero.

Para asar, los mejores cortes son la aleta, la contra, el lomo, el pez, la plana, el redondo o el rabillo de cadera. Los guisos deberían realizarse con la aleta, la llana, el pez, el morcillo o la plana. Los caldos, con el costillar, la falda, la llana, el pescuezo o el morcillo. Por último, si queremos carne para picar, los mejores cortes son la falda, la llana, la aleta, la cantera o la espaldilla.

Cuando pedimos unos filetes en la carnicería es importante que el corte se haga de manera perpendicular a las fibras. ¿Cómo saber si se ha realizado de esta manera? En el filete deben observarse las fibras en forma de cuadrados y nunca alargadas. De esta manera, el filete tiene más probabilidades de ser tierno.

Otro truco es obtener filetes que tengan vetas y bordes de grasa. Aunque no se vayan a comer después, es bueno cocinar el filete con ellas y retirarlas una vez ya está listo. Con ello, se conseguirá mantener la jugosidad de la carne.

CONSEJOS CUANDO VAYAS A LA CARNICERÍA

  • La carne debe estar siempre refrigerada en el mostrador o en la cámara.
  • Los letreros de precios deben estar colocados junto a la pieza, no clavados en ella.
  • La carne picada se debe triturar en tu presencia. La que ya está picada debería venderse en el mismo día.

Leer también: Recomiendan dieta saludable para dar batalla al coronavirus

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *