Villa Panamericana de Villa El Salvador

El legado de los juegos LIMA 2019 en la emergencia sanitaria

“Todo lo que aprendimos durante los Juegos Panamericanos, hoy se está aplicando para combatir el COVID – 19”, afirmó el Director Ejecutivo del Legado Lima 2019, Alberto Valenzuela.

Lima, 7 de mayo de 2020. En los últimos dos meses, el legado de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019 se ha convertido en una de las principales instituciones del país para enfrentar la lucha diaria contra la pandemia del Coronavirus, al poner al servicio del país la Villa Panamericana de Villa El Salvador, el Centro de Alto Rendimiento del Surf de Punta Rocas y apoyar con el mobiliario para la implementación de la “Casa de Todos” en la Plaza de Acho, albergues temporales, entre otras acciones.

“Todo lo que aprendimos durante los Juegos Panamericanos, hoy se está aplicando para combatir el COVID – 19”, afirmó Alberto Valenzuela Soto, Director Ejecutivo del Legado Lima 2019.

Enseguida, destacó la importancia del legado del evento deportivo más importante del continente y subrayó la importancia de la transformación, que se está haciendo, tanto en infraestructura, equipamiento, protocolos y de la operación, para enfrentar la pandemia.

“Hace dos semanas recibimos a nuestros medallistas de la salud en el CAR del Surf, un escenario de primer nivel mundial, donde llegaron los profesionales del Instituto Nacional de la Salud, biólogos y científicos que tienen la mayor tarea de continuar investigando. Por ello, nuestro compromiso es darles seguridad, cuidarlos, para que estén lejos de cualquier foco de infección. Esa es la estrategia que aplica el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud y nos sentimos muy orgullosos de colaborar con esto”, recalcó.

DATOS

Durante este periodo de emergencia por el COVID-19, Legado Lima 2019 ha puesto a disposición del país la Villa Panamericana, que tiene una capacidad de 3,288 habitaciones. Hoy, tiene ocupada 1,600 camas, y se ha convertido en un gran centro de aislamiento, uno de los más grandes del continente, para albergar y apoyar a los ciudadanos que se hayan contagiado, mantenerlos aislados y proteger a su familia.

El CAR de Punta Rocas tiene una capacidad para 136 camas, y hoy están alojados 80 profesionales de la salud, como parte de una estrategia que ha implementado el INS, para acelerar y aumentar el número de pruebas moleculares que están haciendo estos científicos.

Y en el albergue la “Casa de Todos” se ayudó con la entrega de 200 camas, 200 colchones, 2,200 productos de ropa blanca, 844 bienes muebles, 12 electrodomésticos, 4,999 medicamentos y 84,051 productos perecibles. Legado también participó en la implementación y forma parte del comité consultivo para la planificación de flujos para los servicios prestados.

Leer también: Perú está a punto de levantar la cuarentena, pero OMS advierte riesgo de rebrotes

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *