Las cervezas artesanales, otra industria afectada por el coronavirus

Tal y como sube la espuma de una buena cerveza artesanal ha sido el crecimiento de este  mercado en el Perú, y hoy según la cervecería Candelaria, este año el sector tendrá una reducción en ventas de 30% a 40% como efecto de la pandemia.

El consumo de cervezas artesanales en el país ha crecido mucho en los últimos tres a cuatro años, y aunque todavía representa una porción pequeña dentro de la categoría ( alrededor de 0,4%), resulta innegable su franco ascenso.

La aparición de más cervecerías locales, el arribo de marcas importadas y una adquisición importante en el mercado (el grupo AB InBev, en su división draft, compró Barbarian) fueron algunos de los pasos que han ido asentando el camino.

En el Perú, existen alrededor de 80 cervecerías artesanales. Todas han tenido que paralizar su producción a causa del aislamiento social obligatorio por el coronavirus, al ser una actividad no esencial.

En un año en el que se esperaba un mayor impulso de este segmento en el país y cuando las cervecerías anunciaban sus ambiciosos planes, nada hacía presagiar la crisis que desencadenaría la pandemia del coronavirus. Dadas las nuevas circunstancias, ¿cómo afectan los efectos de la covid-19 a la sostenibilidad de las cervecerías artesanales y al sector?

La cervecería Candelaria, que inició esta aventura en el 2015, es una de las principales del mercado y recientemente había anunciado el lanzamiento de sus formatos en lata a fin de conquistar a más perfiles de consumo para lo cual invirtió US$250 mil en una enlatadora. Ahora, a raíz del aislamiento social en medio de la pandemia, tuvo que paralizar el 100% de su producción. Andrew Michell, gerente general de Cerveza Candelaria, comenta que el impacto ha sido muy duro.

Estimamos una reducción en ventas de 30% a 40% para el segmento de artesanales en el 2020, frente al año pasado. Esto debido a que al menos el 60% del volumen de la cerveza artesanal hoy se sirve en bares, restaurantes o eventos, los cuales estarán seriamente limitadas luego de la cuarentena tanto por disposiciones de las autoridades como por el propio consumidor”, proyecta el ejecutivo. El cambio temporal del consumidor, calcula, podría durar más de un año.

Por su parte, BrewDog, la cerveza artesanal escocesa que entró a mediados del año al país y anunció un plan agresivo para convertirse en una de las más tomadas del Perú, también ha paralizado la distribución de su marca, a cargo de la importadora Viejo Mundo. “Nuestras operaciones se redujeron en un 90%, enfocando nuestros esfuerzos en establecer nuestro plan de contingencia y adaptación para los próximos meses” , cuenta Carlos Sedó, gerente general de Viejo Mundo Importaciones. Aún queda un pequeño stock en ciertos supermercados.

El ejecutivo indica que aún es pronto para calcular el impacto que la pandemia tendrá en el sector, lo que sí remarca es que definitivamente se reajustarán todas las proyecciones del año, pero es muy temprano para saber de qué manera. Abril, asegura, es un mes importante para la toma de decisiones en varios empresas del mundo.

Este suplemento también trató de conversar con Barbarian, pero señalaron que actualmente la situación continuaba siendo monitoreada con cuidado en la empresa y que más adelante podrán comunicar una perspectiva clara.

Efectos inmediatos

Michell, de la cervecería Candelaria, señala que no todas están en la misma situación, para las pymes en el sector cervecero (cervecerías independientes y artesanales) será clave que puedan acceder a financiamientos de capital de trabajo garantizados por el estado. “Estamos perdiendo capital y lo seguiremos perdiendo mientras se recupera el consumo, lo que sabemos no será inmediato”, explica.

Resalta que , para ello, como cervecerías artesanales deberán invertir en mejorar sus protocolos de sanidad, desarrollar canales alternativos de distribución e innovar en producto. “Creemos también que el sector de restaurantes y bares se reactivará recién en el cuarto trimestre del año”, indica a Día1.

Ejecutivos proyectan que a partir del cuarto trimestre se reactivarían los bares y restaurantes, pero costará recuperar el mismo ritmo de consumo.

Fuente: El Comercio

Leer también: COVID-19| Perú: Restaurantes plantean delivery certificado

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *