CALAMASUR pide mayor protección para el Calamar Gigante y evitar su depredación

  • Su titular, Alfonso Miranda Eyzaguirre estimó que al concluir el 2019, las exportaciones de productos a base del Calamar Gigante se incrementarían en un 20 por ciento a comparación del 2018 que fue de 622 millones de dólares.

El Comité para el Manejo Sustentable del Calamar Gigante del Pacifico Sur (CALAMASUR) participó recientemente en el Segundo Taller sobre Calamar y en la 7ª Reunión del Comité Científico de la Organización Regional de Ordenamiento Pesquero del Pacífico Sur (OROP-PS).

El grupo estuvo representado por su presidente, el peruano Alfonso Miranda Eyzaguirre, el representante de los pescadores de Chile, Pascual Aguilera Sarmiento, el delegado del sector artesanal chileno, Rubén Rojas y el asesor científico de la institución, el Dr. Geoff Tingley (Director Técnico Pesquero de Sustainable Fisheries Partnership).

A su turno, Miranda Eyzaguirre dijo que CALAMASUR se ha establecido como la organización más importante a nivel mundial dedicada al recurso del calamar gigante (Doscidicus gigas) y, como tal, es reconocida en varios foros y organizaciones internacionales como la OROP-PS.

Al respecto, mencionó que si bien se han logrado importantes avances con respecto a la evaluación, los estudios genéticos y de poblaciones de calamar, se deben abordar otros aspectos, como la mejora de la cantidad y la calidad de los datos de pesca y la recolección de muestras biológicas.

“La posibilidad de aplicar límites de captura y de esfuerzo de pesca debe estudiarse más a fondo, así como el cierre temporal y espacial en el área bajo la jurisdicción de la OROP-PS, teniendo en cuenta las características de las flotas artesanales de los países ribereños que interactúan en esos espacios”, manifestó Miranda Eyzaguirre.

Pidió que los barcos de aguas distantes que operan hoy en día sean estrictamente monitoreados por dispositivos satelitales, observadores a bordo y una estricta regulación de transbordo.

Por su parte, el representante chileno, Pascual Aguilera, expresó su preocupación por la existencia de una serie de incertidumbres sobre la gran variabilidad que presenta el comportamiento del recurso.

Al respecto, recomendó medidas urgentes para que esta importante fuente de alimentos perdure en el tiempo.

Reconoció el trabajo que la organización ha estado haciendo, que debe reforzarse para proteger al calamar gigante:

“Quince mil familias chilenas tienen su fuente de ingresos y queremos que nuestros nietos también se aprovechen de ella. CALAMASUR es la mejor manera de promover la sostenibilidad”, dijo.

En tanto, Geoff Tingley destacó la participación sustancial de CALAMASUR en la OROP-PS, donde era el único grupo que abogaba por una Medida de Conservación y Manejo integral para los calamares en el Océano Pacífico Suroriental.

En ese sentido, expresó que el Comité Científico OROP-PS debería proporcionar el asesoramiento solicitado por Calamasur para permitir que se implemente el manejo precautorio para la pesquería de calamar.

Explicó que dicha gestión preventiva debe incluir una serie de componentes, incluido un límite global efectivo para el esfuerzo de pesca, así como una cobertura suficiente de observadores para monitorear la pesquería y ayudar a evaluar las poblaciones.

“Si bien se hicieron algunos avances, es imperativo que el Comité Científico brinde el asesoramiento adecuado a la Comisión sobre el manejo básico y precautorio de esta importante pesquería para lo cual CALAMASUR será un actor fundamental”, reconoció.

Finalmente, el titular de Calamasur, Alfonso Miranda Eyzaguirre recordó que hace años han planteado al Estado Peruano la necesidad de que exija a las naves que usan sus puertos que tengan a bordo un dispositivo satelital compatible con el que utilizan las autoridades pesqueras y de Marina.

“No nos podemos explicar por qué razones no es posible publicar una norma tan simple que protegería este recurso de la voracidad de la flota que pesca en alta mar y que según nuestros pescadores artesanales, violan nuestro dominio marítimo constantemente”, afirmó.

En cifras

Según la FAO, en el mundo, se capturan anualmente 3 millones 770 mil toneladas de calamares.

Perú exporta aproximadamente el 14% de los calamares a nivel mundial, mientras Chile llega al 4% y China el 22%, gran parte de la cual, el país asiático la extrae en el Pacífico Sur frente a costas peruanas, chilenas y ecuatorianas.

Alfonso Miranda informó que el Perú ha bajado sus capturas en el Pacífico Sur de 533 mil toneladas en 2008 a menos de 295 mil en el mismo periodo; mientras que China aumentó de 79 mil a 296 mil toneladas en aguas sudamericanas en el mismo periodo.

“Más de 300 barcos chinos usan puertos peruanos para hacer avituallamiento, combustible, reparaciones, uso de astilleros y logística en general, lo que facilita que operen en las costas sudamericanas”, reveló.

Leer también: Día Mundial del Huevo: cinco detalles que quizás no sabías de este alimento

“Las exportaciones peruanas de productos en basa a Calamar Gigante ascendieron a 622 millones de dólares en 2018. La pesca de la pota da trabajo a más de 40 mil personas y tiene un efecto generador de empleo para 100 mil personas. Es el recurso pesquero que más trabajo genera en el Perú”, añadió.

Finalmente, estimó que las ventas al exterior del Calamar Gigante, al concluir el presente año, se incrementen en un 20 por ciento, siempre y cuando se superen las trabas burocráticas de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (SUNAT).

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *