Los niños son los más afectados frente a la inseguridad alimentaria e insuficiencia de redes de saneamiento y agua potable

Inseguridad alimentaria afectaría a 4 millones de personas en el país

  • Los niños son los más afectados frente a la insuficiencia de redes de saneamiento y agua potable, señalan en evento sobre agua y alimentos.

“En el Perú habría 4 millones de personas que están en inseguridad alimentaria severa debido a un acceso muy limitado a alimentación de calidad y servicios de salud por la pandemia”, aseguró Tania Goossens, representante en el Perú del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA), en el marco de la reunión del Grupo Impulsor Inversión en la Infancia, que dirige el padre Gastón Garatea.

Durante el desarrollo del tema “Agua y Alimentos: Derechos indispensables de los niños y niñas”, la representante del PMA -que recientemente ganó el premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para combatir el hambre en el mundo- advirtió que frente a la falta de estos servicios habrá “un aumento en los niveles de anemia y desnutrición crónica infantil”.

“Antes del COVID-19 ya había un 40% de niños con anemia. Las familias, debido a la pandemia, están buscando alimentos menos nutritivos, de menor calidad calórica lo cual es preocupante. Es fundamental vigilar el estado nutricional de la población y poner prioridad en la agenda pública la seguridad alimentaria”, señaló la funcionaria.

El Ing. Ricardo Cubas, especialista en proyectos de inversión pública y la ingeniera Marisol Nuñez, especialista en la unidad coordinadora del programa Minam-OEFA-BM, coincidieron en señalar que los niños y niñas son los más afectados frente a la insuficiencia de redes de saneamiento y agua potable.

Cubas afirmó que la pandemia evidenció dos graves problemas en nuestro país: la ineficiencia de los proyectos de desarrollo del sector público y el otro la corrupción, que viene haciendo estragos a todo nivel en el país.

“Hay 10 mil proyectos de saneamiento que se han quedado en el camino y que nunca han iniciado su ejecución y eso significa una inversión de 25 mil millones de soles. Algunos de esos 10 mil proyectos se iniciaron pero se quedaron plantados, dejando zanjas en muchos pueblos”, señaló.

Agregó que “toda esta inversión está paralizada y perjudica a quienes necesitan de ese servicio como son los niños”, lo que genera la gran inseguridad alimentaria.

Nuñez, a su turno, sostuvo “que “no es posible pedir a los niños que en medio de la pandemia se laven continuamente las manos si no tienen un servicio tan básico como el agua”.

Leer también: Exportaciones de uvas peruanas crecerían entre 10% y 13% este año

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *