Nutricionistas latinoamericanos buscan abolir el consumo de leche de vaca antes del primer año

  • El acuerdo se ejecutó en el “Primer Encuentro Latinoamericano de Estandarización en Nutriología”, que tuvo lugar a mediados de este mes en Lima.

Lima, setiembre 2019.- La anemia por deficiencia de hierro es un problema de nutrición pública que afecta a la población de todos los países latinoamericanos. En Perú, según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) 2018, la anemia afecta al 43.5% de niños y niñas menores de 3 años a nivel nacional. Uno de los factores que contribuyen a esta situación es la falta de lactancia materna que ha caído sostenidamente en el último quinquenio, aumentando así el índice de anemia.

Esto sucede porque algunas familias alimentan a sus bebés con leche de vaca luego de los cuatro meses, como sustituto de la leche materna. Debido a las características bioquímico-moleculares de la proteína de la leche de vaca, su consumo antes del año de vida -en contrario a las creencias o costumbres- contribuye significativamente a agudizar el problema de anemia en poblaciones de riesgo.

En este contexto, nutricionistas latinoamericanos de catorce países se reunieron y elaboraron la “Declaración de Lima”, sobre el consumo de leche entera de vaca en menores de un año. En esta declaración buscan generar conciencia entre las autoridades de salud sobre lo siguiente:

  • Difundir que las características bioquímicas de la proteína de la leche entera de vaca pueden generar microsangrados (difícilmente visibles) a nivel intestinal cuando es administrada en niños de 0 a 1 año.
  • Promover la lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses de vida y la alimentación complementaria a partir de los 6 meses.
  • Promover la lactancia materna hasta los 2 años.

Este acuerdo se ejecutó entre los coordinadores de cada país del “Comité Internacional para la Elaboración de Consensos y Estandarización en Nutriología (CIENUT)”, que tuvo lugar este mes en nuestra capital.

MÁS CONSENSOS

En la reunión se concretaron otros acuerdos, como reducir en el más corto tiempo posible el uso de comida licuada a través de sondas (nasogástricas o nasoyeyunales), debido a que la comida licuada no aporta la calidad ni la densidad de nutrientes que una persona enferma requiere para poder enfrentar su enfermedad.

Además, señalan los expertos, tiene un impacto negativo sobre el estado de nutrición del paciente, lo cual genera que las defensas corporales sean ineficientes y el paciente termine necesitando más días de internamiento, mayor uso de medicamentos y gasta más en cuidados para el paciente y la institución que lo alberga.

El encuentro también tuvo como objetivo universalizar el término Nutriólogo Humano para denominar al profesional que ha estudiado la carrera de Nutriología, implementar herramientas de tamizaje nutricional en todo nivel de atención, entre otros.

“Los miembros del CIENUT venimos trabajando por la construcción de consensos que permitan estandarizar la práctica de la ciencia de la Nutrición en todas sus áreas de influencia de modo que pueda ajustarse al avance de la ciencia y el conocimiento actual“, expresó Robinson Cruz, director general del instituto IIDENUT y presidente del CIENUT.

Este encuentro tiene como objetivo describir, compartir y sustentar los criterios básicos de los procesos que definen la nutrición hoy en día y en los próximos años.

Leer también: Porciúncula, el platillo que alimenta a los más necesitados es declarado Patrimonio Cultural

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *