La policía hace controles de temperatura en la frontera entre Chequia y Eslovaquia Radovan Stoklasa/Reuters

Schengen en peligro: los países de la Unión Europea cierran fronteras contra el coronavirus

  • Polonia, República Checa, Eslovaquia o Dinamarca comunican la prohibición de entrada a extranjeros, incluidos los de la Unión Europea

La crisis del coronavirus vuelve a amenazar la supervivencia del espacio sin fronteras Schengen, considerado como uno de los logros fundamentales de la Unión Europea al hacer posible la libre circulación de personas por todo el territorio comunitario. Cada vez son más los Estados miembros que introducen controles fronterizos internos o que directamente cierran sus fronteras a los que consideran “extranjeros” con el objetivo de tratar de contener la expansión de la epidemia. Lo hacen de forma unilateral y desoyendo las recomendaciones de Bruselas, que considera que estas medidas no son eficaces para frenar el contagio.

Entre los casos más extremos se encuentra Polonia, que clausura sus fronteras durante al menos 10 días. En la noche del sábado al domingo se suspenderán las conexiones aéreas y ferroviarias internacionales. Por la frontera terrestre sólo se dejará entrar a los polacos que regresen, pero se les obliga a un confinamiento. No obstante, se mantiene el transporte de mercancías. “El Estado no abandonará a sus ciudadanos. Pero en la actual situación no podemos permitirnos mantener las fronteras abiertas a extranjeros”, ha dicho el primer ministro, Mateusz Morawiecki.

También Eslovaquia prohíbe la entrada a todos los que no tengan residencia en el país, incluidos los conciudadanos europeos. “A partir de hoy, Eslovaquia cierra sus fronteras a los visitantes extranjeros debido a la mayor propagación del covid-19. Los residentes eslovacos que regresen del extranjero están obligados a permanecer 14 días en cuarentena”, ha anunciado el primer ministro, Peter Pellegrini, en su cuenta de Twitter.

También Dinamarca ha decretado el cierre total de fronteras a partir de las 12:00 horas de este sábado. Sólo dejará entrar a ciudadanos daneses. “Todos los turistas, viajeros y extranjeros que no puedan demostrar un propósito válido para entrar en Dinamarca, serán rechazados en la frontera danesa”, ha anunciado la primera ministra, Mette Frederiksen. El transporte de mercancías queda exento del veto. El cierre durará hasta el 13 de abril y el Ejército danés prestará apoyo a la policía de fronteras para ponerlo en práctica.

Sin llegar a medidas tan drásticas, otros países han notificado en las últimas horas a Bruselas que reintroducen controles temporales en las fronteras interiores de Schengen debido a la pandemia. Austria lo hace en su frontera terrestre con Italia, el país más golpeado, por un periodo de 10 días desde el 11 de marzo. Hungría realiza inspecciones en sus fronteras con Eslovenia y Austria desde el 12 de marzo, también durante 10 días. Y República Checa intervendrá en sus fronteras terrestres con Alemania y Austria y en sus aeropuertos entre el 14 y 18 de marzo.

El espacio sin fronteras Schengen ya estuvo a punto de estallar durante la crisis de refugiados que empezó en 2015. De hecho, un total de seis países -Noruega, Suecia, Dinamarca, Alemania, Austria y Francia- todavía mantienen controles internos temporales por este motivo. ¿Podrá sobrevivir ahora a la pandemia del coronavirus?

Leer también: Coronavirus: gremios privados de turismo suspenden sus eventos programados por disposición del Gobierno

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *